Followers

sábado, enero 12, 2013

H.


He leído tu tuiter. Y es demasiado. He leído lo de Ana, lo de las manos en tu cuello. No quiero saber lo que estás haciendo. Sólo quiero que sepas que cambies lo que cambies de tí, los que te queremos, no vamos a darle importancia al peso, ropa o forma de hablar. Lo que importa está dentro. Y tú eres una grandísima persona. Tengo miedo, muchísimo miedo de perderte. Ya no como amiga, si no de perderte, así, tal cual. De que no vuelvas a leer mis mensajes, de que mis palabras no sean nada para ti. Date cuenta de que los que te queremos ,vemos lo que de verdad importa, los demás ven una faceta externa de ti que ni les va ni les viene. Y si les importa que seas así es porque te ven demasiado buena para ellos, créeme, que en eso tengo experiencia. 
Atacan a la gente que saben que no va a responder, y a las personas que saben que van a hacer daño. 
No sé si alguien se está dedicando a hacerte daño, pero no hay peor daño que el que uno se hace a sí mismo. Por experiencia, y tú lo sabes bien.
Dejar de comer, vomitar... No debes volver a ana ni a mía. Que se perfectamente qué significa ser una "princesa" y tener a Ana y a Mía a tu lado, lo sé, porque lo he sufrido. Y luego me doy asco, me doy pena por hacer eso y hacerme daño. Que nadie te puede hacer tanto daño como el que tú te haces a tí misma. NADIE. Y eso es lo más duro, que tus amigos pueden parar a las personas que te hagan daño, pero no pueden pararte a ti de hacerte daño a ti misma. Eso lo tienes que parar tú. Saber cuando es momento de parar, y cuanto antes mejor, antes de que el daño sea tal, que sea irreparable. 
No te puedo negar que Ana sigue en mi vida, no puedo negártelo. Es duro, pero es así. No se ha ido en ningún momento, pero eso es un problema psicológico y no he vuelto a dejar de comer. He aprendido a quererme lo suficiente como para saber que mi salud va antes que la imagen que de a los demás. Pero el verme así o asá, es cosa mía, nadie más puede hacerme ver si soy o no bonita. 
Hay una frase que dice eso de "Dile a una chica lo guapa que es y a los 5 minutos lo olvidará, dile lo fea que es y dejará de comer". Pues que nadie te haga hacer lo segundo, que sabemos lo duro que es.
Sigue adelante. Mantente fuerte, que merece la pena. Por ti, por la gente que te quiere, porque eres más importante de lo que tú te crees, sé feliz, que lo mereces.
Grita si lo necesitas, llora, pero levántate, que como tú me dijiste, en la vida te caes mas veces de las que te levantas, pero las que te levantas cuentan más de las que te caes.
Levántate, sola o acompañada, pero levántate. Sonríe como tú sabes, y no hagas locuras de esas. Porque son eso, locuras, problemas que yo se cómo son, que parece que desaparecen pero vuelven en los momentos más inesperados y te joden más que cualquier cosa.
Sé lo que es caer otra vez en Ana, se lo que es volver a Mía. Es duro, durísimo sobre todo cuando habías empezado a quererte un poco más. Pero hay días que te levantas mal, y esos días pueden durar un día o un mes. Son largos, eternos, dolorosos, desesperantes... Hasta que ves que en el camino que ves tan oscuro, hay pequeñas luces que nunca te han abandonado, que han sabido guiarte hasta el final, que han sabido ayudarte a pasar los baches más grandes... Agárrate a esas luces y no las sueltes nunca.




1 comentario:

sandra juan dijo...

Que palabras tan bonitas, me encanta la foto del tatuaje!
Un besito
Thiscanbeperfect.blogspot.com.es